PACIENCIA

La calma o la tranquilidad es la capacidad que tenemos para esperar. Pero además es la capacidad de cómo nos comportamos mientras lo hacemos.

Tener la virtud de la calma es tener una alta capacidad de sufrir y tolerar adversidades o cosas molestas u ofensivas, con fortaleza, sin quejarse ni rebelarse.

Ser tolerante no significa ser ciego. Ser tolerante no significa ser idiota. Ser tolerante no significa no tener personalidad y sobre todo ser tolerante no significa ser un blando.

Todos tenemos un lado oscuro llamado ira, por eso los pacientes son aquellos que saben ser tranquilos por los errores de alguien más.

“Lo que es imposible corregir, la paciencia lo hace tolerable”. Horacio

CB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *